Sevici

Mucho se ha hablado del Servicio de Bicicletas Públicas de Sevilla, más conocido como SeVICI. Yo aun no me había pronunciado al mundo, sí a mi circulo de amistades. Así que como más vale tarde que nunca, vamos a ello.

¿El servicio es bueno o malo? Pues como siempre, depende. Hay días que es mejor. Hay días que es peor.

Para los que no me conozcan, llevo yendo en bici por Sevilla desde 2001, y era más feliz antes del carril bici. ¿La razón? el poco carril que había era compartido por el 1% de los que lo usan ahora y había que tirar más de calzada, pero los coches eran más predecibles, los kamikazes que van ahora por el carril bici no ven el peligro, con el poco agarre que tiene el firme, si se interpone un obstáculo en el camino vas al suelo seguro, no se puede pasar por una bocacalle corriendo, puede venir un coche o una moto o vete tu a saber (esto me ha pasado hoy mismo, yo reduzco por lo que pueda venir y una chica, valiente ella, pasó como si estuviera sóla en el mundo).

Por la misma línea continúan los que no respetan directamente los semáforos, o los que tu te paras porque es lo que hay que hacer y se ponen a tu lado o incluso ¡delante tuya! A ver, ¿tu eres imbécil?, ¿no ves que está rojo?, ¿qué eres más listo que todos los demás? No entiendo entonces por qué hay una línea que separa los sentidos, hay flechas pintadas en el suelo, una señalización que hay que respetar.

En Reina Mercedes (zona de campus universitario) el peatón se imponía al automóvil, cosa que en otras zonas de Sevilla no ocurría, pues ha llegado la bici y se ha colocado en esa pirámide de poder en toda la punta. 

El estado de las bicis públicas es lamentable, no llego a entender cómo es posible que estén tantas y tanto tiempo pinchadas, hoy no he logrado coger ninguna desde Reina Mercedes hasta Huerta de la Salud, y he pasado por 8 estaciones. ¿Dónde están las bicis?

Me temo, y siempre he sido mal profeta, que la impunidad de la bici para hacer lo que le viene en gana tiene sus días contados, no está bien, la ciudad es de todos y tenemos que convivir. El cómo se va a solucionar es lo que me preocupa, ¿un carnet para poder ir en bici?, ¿vamos a necesitar un seguro?, ¿existirá policia en bici para controlar el tráfico?

Era más féliz cuando la bici no era un fenómeno de masas…

This entry was posted in Bicicleta. Bookmark the permalink.